El funcionamiento del aire acondicionado del coche

Para entender cómo funciona el aire acondicionado del coche es necesario partir de un principio elemental: cuando un líquido se convierte en gas absorbe calor, y viceversa, cuando un gas se convierte en líquido lo libera. Así, el aire acondicionado del coche no produce aire frío, sino que toma el aire caliente del habitáculo.

Funcionamiento del compresor del aire acondicionado

El funcionamiento del aire acondicionado del coche es bastante sencillo: el aire caliente del habitáculo se enfría al entrar en el evaporador, por cuyo interior circula un líquido frío. El fluido del sistema de aire acondicionado circula por el compresor, que actúa sobre el fluido de forma muy similar a una bomba. De la acción del compresor el fluido pasa al condensador, donde se licua, antes de ser enviado a un depósito, en cuyo interior se mantienen las impurezas y la humedad. En este punto el líquido se vaporiza, refrescando el aire circundante. El sistema de aire acondicionado del coche puede utilizarse, obviamente, en cualquier estación del año. Es el instrumento más explotado del coche en verano, cuyo uso, si es correcto, puede llevar a un enfriamiento muy rápido. Para utilizar el sistema de aire acondicionado del coche de la mejor manera posible bastará, una vez dentro del habitáculo, con abrir las ventanillas durante unos minutos para permitir el cambio de aire e inmediatamente después mantener el aire con el reciclaje durante 5 minutos. Así podrá disfrutar del aire fresco durante el tiempo necesario. Es importante recordar que el gas refrigerante del circuito de aire acondicionado debe recargarse periódicamente, ya que de lo contrario perderá eficacia.

La importancia del compresor del aire acondicionado

El compresor del aire acondicionado del coche tiene la finalidad de comprimir, como haría una bomba de bicicleta con el aire, el gas que sale del evaporador. Antes era un compresor de paletas o de pistón, hoy en día el compresor es siempre de pistón con desplazamiento variable. La cilindrada variable del compresor permite al sistema absorber una potencia del motor proporcional a la necesaria para refrigerar el coche. De este modo es posible optimizar el consumo, gastando sólo la potencia necesaria. Todos los tipos de compresores están conectados al motor mediante un electroembrague: el ruido del funcionamiento del aire acondicionado es precisamente el del embrague que se conecta al motor.

En el caso de que el sistema de aire acondicionado del coche no funcione correctamente, o deje de funcionar por completo, es probable que el compresor sea el culpable. Antes de acudir a un taller para reparar el componente, es aconsejable comprobar el estado del radiador del aire acondicionado del coche, que suele estar situado delante del radiador del motor. Si está sucio, afecta negativamente a la refrigeración del gas refrigerante. En este caso, para solucionar el problema, suele bastar con lavarla con un chorro de agua a alta presión.

Filtro del aire acondicionado: qué es y cuándo sustituirlo

Cuando el aire acondicionado del coche tiene un olor desagradable, entonces el problema podría ser el filtro de polen, llamado simplemente filtro de aire acondicionado. Este pequeño aparato tiene la misión de filtrar el aire antes de enfriarlo. La filtración del aire es necesaria porque el sistema de aire acondicionado del coche, por su propia naturaleza, facilita la proliferación de bacterias, gérmenes y ácaros que desprenden olores desagradables. Normalmente, antes de cambiar el filtro de polen, basta con utilizar productos específicos que tienen la función tanto de eliminar los malos olores como de limpiar los distintos elementos del circuito del sistema de aire acondicionado del coche. De hecho, además de la proliferación de gérmenes y bacterias en el interior del filtro, el mal olor que emana del aire acondicionado del coche también podría depender de la obstrucción o el mal funcionamiento del desagüe del condensado, así como de un exceso de bacterias en el interior del evaporador. Por último, hay muchos elementos diferentes que pueden ayudar al mantenimiento del aire acondicionado.

Sistema de aire acondicionado del coche: acabar con los malos olores

Para evitar la aparición de olores desagradables al encender el aire acondicionado del coche, basta con tomar algunas precauciones y seguir unas sencillas sugerencias, realizando un mantenimiento periódico del sistema de aire acondicionado. Una buena regla, para evitar el estancamiento de gérmenes y bacterias, es poner la calefacción al máximo antes de apagar el motor: esta acción es muy eficaz para evitar la formación de moho en el evaporador, ya que el aire caliente sirve para secar las partes húmedas del interior del sistema.

Si, por el contrario, ya notas malos olores al poner en marcha el climatizador del coche, es útil que, antes de apagar el motor, apagues el climatizador del coche y pongas en marcha el ventilador a máxima potencia: así evitarás que la condensación se estanque. Cuando el problema está en el desagüe de condensados un método eficaz para liberarlo es utilizar aire comprimido e inmediatamente después desinfectar e higienizar los circuitos del sistema para eliminar cualquier residuo. En este caso, de todos modos, es aconsejable retirar y sustituir el filtro del aire acondicionado. Cuando el problema no se resuelve de esta manera, significa que ha durado demasiado tiempo, por lo que es demasiado tarde para intentar intervenciones de bricolaje. Será necesario intervenir directamente en el evaporador, que deberá ser desmontado mecánicamente y limpiado de moho y gérmenes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *