Correa de servicio coche

Correa de servicio: ¿qué es y para qué sirve?

La correa de servicio, que a menudo se confunde con la correa de distribución, es uno de los componentes fundamentales para el funcionamiento de los automóviles modernos. Su tarea es suministrar energía a las diferentes bombas del coche, como las bombas de agua o de dirección asistida, y a equipos como el alternador. Por lo tanto, en este artículo veremos para qué se utiliza la correa de servicio o accesorios.

¿Qué es la correa de servicio?

La correa de servicio es una correa de goma completa, que transmite el movimiento de la polea del eje de transmisión a las poleas de las bombas, los componentes y otros equipos del coche.

La correa de servicio está compuesta de una goma artificial a menudo reforzada por la adición de otras fibras. Con el tiempo, esta goma tiende a endurecerse y a perder elasticidad, volviéndose así más seca y más frágil. Un simple corte es suficiente para que la correa de servicio se rompa completamente después de unos pocos kilómetros o se desgaste lo suficiente como para que ya no se deslice adecuadamente en los diversos cojinetes.

Una correa de servicios desgastada no transmite eficazmente la energía a los componentes a los que está conectado y esto puede convertirse pronto en un problema para el coche.

¿Para qué es la correa de accesorios?

La función principal de la correa de servicio es «compartir» el movimiento del motor y su energía mecánica con otras partes del automóvil, permitiéndoles operar y realizar sus funciones.

La correa de servicios está conectada directamente a todas las bombas que mueven los diferentes líquidos dentro del coche. Por ejemplo, sin la correa de servicio la bomba de agua y la bomba de fluido de dirección asistida no pueden funcionar. Como resultado, el motor no recibe suficiente refrigerante para eliminar el calor y la dirección del coche se vuelve muy pesada, si no peligrosa, para conducir.

Por lo tanto, la correa de servicio es responsable del funcionamiento de muchos componentes, incluidos el compresor de aire y el aire acondicionado, el alternador (y por lo tanto la carga de la batería), la bomba de agua y la dirección asistida.

¿Cuál es la diferencia entre la correa de servicio y la correa de distribución?

Aunque es muy fácil confundirlas, la correa de servicio y la correa de distribución juegan dos papeles totalmente diferentes.

La correa de distribución conecta el eje de transmisión con el árbol de levas y sincroniza sus movimientos. Como recordamos, el árbol de levas regula la apertura de las válvulas mientras que el cigüeñal regula el movimiento de los pistones.

Sin la correa de distribución es imposible ajustar la apertura de las válvulas a la perfección con el movimiento de los pistones. De hecho, cuando una correa de distribución se daña en movimiento la consecuencia típica es que las válvulas chocan con las cabezas de los pistones bloqueando el motor y causando miles de euros de daño, básicamente el motor se gripa.

La correa de distribución juega un papel menos «crucial» pero igualmente importante en el funcionamiento del coche. Como hemos visto antes, la correa de servicios permite que funcionen las diversas bombas de líquido y el alternador. Una correa de servicios rota rara vez causa tantos daños como una correa de distribución rota. Sin embargo, una correa de servicio rota o dañada hace que la conducción sea mucho más difícil, si no imposible.

Aunque son muy similares, las dos correas suelen distinguirse por su apariencia. Mientras que la correa de distribución casi siempre tiene un lado lleno de muescas, la correa de servicio no tiene muescas sino entre 4 y 7 hendiduras longitudinales paralelas.

¿Cuando es necesario cambiar la correa de servicios?

Bueno, no hay un marco de tiempo real para cambiar la correa de servicios. Como componente sujeto a desgaste, los controles de la correa aumentarán a medida que aumente el número de kilómetros recorridos. Normalmente es aconsejable inspeccionar la correa de servicios al menos una vez al año.

Cada fabricante de automóviles recomienda un tiempo diferente para la inspección de la correa de servicio. Ford recomienda inspeccionar la correa de servicio tan pronto como alcance los 150.000 kilómetros. Y luego cada 15.000 kilómetros, lo cual, considerando cuánto conduce el conductor promedio, equivale a un año y medio. Para la correa de servicios de clase A, Mercedes Benz recomienda una inspección cada dos años o 30.000 kilómetros. Volkswagen, por otro lado, tiene más confianza y recomienda la revisión de la correa de servicios cada 60.000 kilómetros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *