solucionar avería coche

Averías más frecuentes del coche

Quedarse con el coche en el arcén, si utilizas a menudo el coche para desplazarte, es una eventualidad que seguramente le habrá pasado a todo el mundo. Las averías y problemas que pueden afectar a nuestros coches son variadas; algunas pueden depender de defectos de fábrica, otras de casualidades fortuitas o de nuestros errores, otras son fruto del desgaste normal que pueden sufrir los componentes de un coche con el paso del tiempo.

A continuación, un breve examen de los problemas más comunes que pueden dejar a nuestros coches fuera de servicio:

  • Batería defectuosa o descargada: los problemas con la fuente de alimentación pueden depender de varias causas: puede tratarse simplemente de una batería descargada, o puede ser necesario sustituirla por completo. Los problemas de alimentación también incluyen la rotura del motor de arranque.
  • Sistema eléctrico: Los coches modernos son cada vez más ricos en características tecnológicas innovadoras. Pero también son más propensos a todo tipo de fallos en el sistema eléctrico.
  • Dirección asistida: Otro problema común es el fallo de la dirección asistida. En algunos casos, una dirección demasiado dura también puede deberse a una presión incorrecta de los neumáticos.
  • Aire acondicionado: Encontrarse con un aire acondicionado estropeado en un día caluroso puede ser una verdadera molestia.
  • Frenos: El desgaste de las pastillas y los discos de freno es otro problema frecuente. En realidad, son varias las causas que pueden provocar anomalías en el sistema de frenado, por lo que es fundamental someter a su vehículo a revisiones periódicas.
  • Embrague: Entre las averías que pueden afectar al embrague está el desgaste del disco. Si notas que el embrague se corta demasiado, o si se «rompe», lo mejor es que te pongas en contacto con tu mecánico.
  • Motor: En realidad, las averías del motor son menos frecuentes de lo que se piensa. Sin embargo, la evolución de la tecnología de ingeniería moderna ha hecho que los motores sean más complicados y «delicados».
  • Suspensión: Un coche demasiado rígido o demasiado flojo, o la presencia de ruidos extraños pueden indicar problemas de suspensión.
  • Limpiaparabrisas: mantener el parabrisas en perfecto estado de funcionamiento es esencial para una conducción segura. Por ello, es necesario cuidar el perfecto funcionamiento de los limpiaparabrisas.
  • Luces: bombilla o fusible fundido, cristal opaco. Para concluir este breve repaso a las averías más comunes en un coche, las relativas al sistema de iluminación del mismo.

Un pensamiento en “Averías más frecuentes del coche

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *