Agua dentro del coche ¿Qué podemos hacer?

Si dejaste la ventana abierta y llovió en el compartimento de pasajeros de tu coche, debes hacer todo lo posible para evitar daños y consecuencias desagradables.

Las condiciones climáticas a las que nos enfrentamos cada día cambian constantemente: un día hay sol, al siguiente después de una lluvia torrencial que lo dificulta todo. Si nos encontramos fuera de casa, con nuestro coche, la ruta hogar-trabajo o el viaje al exterior que habíamos planeado durante algún tiempo puede convertirse en una verdadera odisea. No sólo para nosotros mismos… sino también para el vehículo que nos trajo a nuestro destino.

En caso de mal tiempo con fuertes lluvias, la posibilidad de que el agua entre en el interior de nuestro coche está lejos de ser remota. Si queda atrapado en una inundación, debemos correr inmediatamente para cubrirnos y evaluar la situación y decidir si las condiciones finales de nuestro compañero de aventura son tales que podemos usarlo de nuevo. ¿De qué debemos tener cuidado en estos casos? ¡Sigue leyendo nuestra guía!

AGUA EN EL COCHE: CONTROL DEL INTERIOR

En caso de que hayamos dejado las ventanas abiertas justo antes de un aguacero o hayamos derramado accidentalmente una botella de agua sobre las alfombras, las primeras operaciones que hay que hacer son importantes comprobaciones para determinar las condiciones en las que se encuentra el interior de nuestro coche.

En primer lugar tenemos que asegurarnos de que el agua no está sólo en la superficie del suelo donde nuestros pies suelen descansar: levantamos las alfombras y comprobamos la consistencia de los paneles absorbentes de abajo. Si están mojados, los secamos inmediatamente, o los reemplazamos por otros nuevos.

Luego vamos a desmontar los asientos para llegar a todos aquellos puntos que de otra manera serían difíciles de evaluar: si es verano, obviamente, el calor nos echará una mano para secar todo, mientras que en invierno es muy recomendable equiparse con una pequeña estufa eléctrica o un deshumidificador que, colocado en el interior con las ventanas abiertas, secará todo lo que aún esté húmedo.

En caso de malos olores, ni siquiera pensamos en la alternativa fácil de un desodorante: sólo añadiría un aroma adicional al interior de nuestro coche. En este caso, proveemos una completa higienización y limpieza del interior.

¿Y SI EL COCHE ESTÁ COMPLETAMENTE INUNDADO?

Si, por otro lado, nuestro coche se inunda, la atención tendrá que ir en primer lugar a la condición de las partes mecánicas y eléctricas. Está prohibido intentar arrancar el motor: si el agua ha penetrado hasta aquí, el riesgo de romper estos delicados componentes es muy alto.

Mejor vamos a desconectar la batería y comprobar el nivel de aceite: si encontramos agua en la parte final de la varilla que sirve para detectar el nivel, el consejo es purgar y rellenar con líquido nuevo. La misma comprobación debe hacerse también para el depósito de combustible: en este caso, sin embargo, no se recomienda el bricolaje, por lo que lo mejor es ponerse en contacto con un servicio de limpieza profesional antes de rellenar el depósito.

Dependiendo del nivel que haya alcanzado el agua dentro de nuestro coche, actuaremos de forma diferente:

  • Debajo de las puertas: sólo proceda a revisar la parte debajo de las alfombras y limpie el interior, los asientos y todas las partes que estén mojadas.
  • A la altura de los neumáticos: limpieza completa de la cabina y comprobación del estado del motor antes de arrancarlo.
  • A ras de las ventanas: en este caso los daños causados por el agua son graves; además de abrir las puertas y proceder a una limpieza completa, tendremos que comprobar el funcionamiento de los componentes eléctricos y electrónicos de los interiores que, por desgracia, son muy sensibles al contacto con los líquidos. En cuanto a las piezas mecánicas, deberán ser desmontadas por técnicos especializados para comprobar su posible reutilización.

CUANDO LITERALMENTE CAES…

¿Y si nuestro coche se hundió bajo una pared de agua que lo cubrió completamente? Además de ponerse en manos de profesionales capaces de hacer una evaluación de lo que es rescatable, la mejor estrategia es hacer una estimación de lo que se gastaría en una posible reparación y, alternativamente, comprar un vehículo nuevo. La sustitución del motor o de la mayoría de los componentes eléctricos de un automóvil requiere costos considerables, que con frecuencia hacen que cualquier reparación del vehículo sea antieconómica.

Si en esta situación también estamos en el compartimento de pasajeros, el imperativo es olvidar nuestro coche y… pensar en nosotros mismos. Debemos actuar rápidamente e intentar volver a la superficie en el menor tiempo posible: intentamos bajar las ventanas inmediatamente, hasta el límite, rompiéndolas si el sistema eléctrico ya nos ha abandonado. A este respecto, siempre es aconsejable guardar un objeto punzante en la guantera: en un contexto como éste sería de vital importancia. En cualquier caso, mantengamos la calma y la sangre fría: nuestro instinto de supervivencia sabrá qué hacer para salvarnos.

Centros Aurgi España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *